Salva a tu perro de la letal torsión gástrica

Salud abr. 15, 2018
Artículo actualizado en 2020

La enfermedad aguda más grave en perros. La madre de todas las emergencias.

Normalmente no me gusta hablar de condiciones médicas en mascotas porque me suelen generar un nudo en el estómago. Pero hoy voy a hacer una excepción. Espero que lo que explique aquí salve la vida de más de un perro.


Tiene muchos nombres, como cualquier enfermedad grave: Síndrome de dilatación-vólvulo gástrico (DVG), hinchazón de estómago, torsión de estómago o torsión gástrica — en inglés: Gastric Dilatation-Volvulus (GDV) o BLOAT —  es una enfermedad aguda que afecta a muchos perros en algún momento de su vida y es letal si no se trata urgentemente.

Resumiendo: es un nudo que el perro hace en su propio estómago, volteado por un hinchazón excesivo. La CLAVE está en conocer los síntomas y llevarlo al veterinario con urgencia. Si tu perro tiene el estómago hinchado, deja de leer y compara sus síntomas con este vídeo para quedarte tranquilo.

Sin tratamiento, el animal morirá seguro. De haberse tratado a tiempo, hasta el 60% de los perros sobreviven. Reconocer los síntomas a tiempo será vital.

Esta condición se puede dividir en dos fases:

1ª fase: Dilatación gástrica

El estómago se hincha progresivamente con gas, fluidos o comida. Presionando los órganos, venas y arterias de alrededor.

2ª fase: Volvulus

Se trata de un añadido, una complicación letal. El estómago hinchado se retuerce, cortando la circulación. Si esto pasa, el perro puede entrar en shock y morir en varias horas sin un tratamiento muy agresivo.

La importancia de detectar rápidamente los síntomas de la enfermedad radica en evitar que el estómago entre en la fase letal de rotación.


Síntomas de la torsión gástrica

Esto es lo más importante con lo que te debes quedar. Y es que reconocer los síntomas del hinchazón de estómago podrá salvar la vida de tu perro. Aparte de dejártelo escrito, te dejo también un vídeo muy ilustrativo más abajo.

Aquí tienes los síntomas más comunes, de menor a mayor gravedad:

  • Posición del cuerpo: cabeza y la cola hacia abajo, con la espalda encorvada. Con las patas hacia los lados, intentando ensancharse
  • Inquietud: camina de un lado a otro, torpemente. Es incapaz de estarse sentado
  • Tose mucho, tiene arcadas y eructa
  • Respiración dificultosa
  • Babea y vomita un líquido blanco y viscoso
  • Falta de energía
  • Encías pálidas
  • Pulso débil
  • Desmayos
  • Entra en shock

Vídeo con síntomas del hinchazón

Para ilustrar todo esto y ayudarte a reconocerlo visualmente, te dejo un vídeo real de un akita al que los cuidadores grabaron para mandarle al veterinario.

Tal y como se remarca en el vídeo, el akita fué salvado a tiempo gracias a este vídeo. Y puede que tu perro también.


¿Cómo actuar?

Si has detectado los síntomas de la torsión gástrica en tu perro, debes actuar rápidamente para salvarle la vida. Lo que quiere decir ir tan rápido como puedas al veterinario.

  • Mantén la calma. Aunque por dentro estés muy mal, trata de no poner más nervioso a tu perro de lo que ya está. Esto solo empeoraría los síntomas.
  • Llama a un veterinario para organizaros. Lo más seguro es que te dé prioridad si no está con otra urgencia y te deje colarte en la consulta nada más llegar. Si no puede ser, que te dé el contacto de otro profesional cercano.
  • No vayas solo. Que alguien más vigile al perro mientras váis a la consulta y se encargue de hacer todas esas llamadas.
  • Mentalizarte de que en una torsión avanzada el perro puede entrar en shock. Tal vez tu ayudante tenga que reanimarlo (CPR) mientras llegáis al veterinario.

En caso de que te interese aprender a aplicar un CPR a un perro, te dejo un vídeo muy ilustrativo de Melanie Monteiro, de la cual te hablaré más adelante:


Tratamiento veterinario

Una vez se ha detectado la torsión gástrica, la intervención variará según el caso, el profesional y el equipo disponible. Pero por regla general debes esperar que se sigan este tipo de actuaciones:

  • Revisión a través de rayos X para observar el interior del perro y ver si realmente presenta un hinchazón en el estómago.

Podría verse algo así:

De ser efectivamente una torsión gástrica, se procedería al tratamiento veterinario que el profesional escogiera según la gravedad:

  • Extracción del contenido con un tubo, si el estómago está hinchado pero no retorcido.
  • Tratamiento quirúrgico, para devolver los órganos a su sitio. Esto se hace normalmente cuando la torsión está muy avanzada.
  • “Gastropexy”, o “pegar el estómago al cuerpo”; esto a veces se hace como medida cautelar para evitar que en el futuro el estómago se vuelva a retorcer.

Prevención

Aún no se sabe exactamente qué puede causar la torsión gástrica a nivel fisiológico. Como ya hemos indicado, la acumulación masiva de comida, líquido y gas puede activarlo.

Sin embargo, habrá algunos factores de riesgo que harán más probable la aparición de esta condición. Por una parte estarán las características del perro o las malas costumbres.

Tipos de perros con riesgo

Normalmente le pasa a perros de raza grandes y con el pecho estrecho, algunos ejemplos:

También afecta si el perro es:

  • Muy mayor
  • Descendiente de otros perros que hayan sufrido una torsión gástrica
  • Problemas psicológicos como: ansiedad, hiperactividad o estrés

Para detectar esto último te sería útil este artículo

Costumbres arriesgadas

Básicamente se trata de todo tipo de actividades que puedan facilitar el sobrellenado el estómago de comida, aire y agua en cualquier combinación.

  • Darle de comer una vez al día, una gran comida:

Un perro debería comer dos o más comidas al día en pequeñas porciones

  • Hacer mucho ejercicio justo después de comer una gran comida

Si un día no puedes evitar que coma mucho, evita que haga ejercicio hasta 2 horas después de haber comido. Y sobre todo evita que beba grandes cantidades de agua.

  • Comer pienso alto en carbohidratos, que siempre aumenta el riesgo
  • Perros que comen demasiado rápido

Enséñale a comer despacio con los boles de comida lenta

Antes de que pase nada, lo mejor es educar a tu perro para que coma despacio. Sobre todo cuando es ansioso con la comida.

Acaba con la manía que tiene de comer rápido y con su ansiedad. Es una mala costumbre que, precisamente es una de las principales causantes de la torsión de estómago.

Para ello, te recomiendo que le eches un vistazo a los boles de comida lenta. Te recomiendo especialmente estos modelos, que además de ser de buena calidad son muy baratos

Puedes cambiar todas las malas costumbres rápidamente. Solo te hacen falta las herramientas adecuadas y constancia en la mayoría de casos, o acceder a la ayuda de un profesional si lo crees necesario.

Curso de primeros auxilios

Si quieres cuidar a tu perro no te puedes perder esto: Melanie Monteiro, la mujer del vídeo del CPR publicó un curso: Dog CPR, First Aid + Safety for pet pros + dedicated owners que es en el que se basa este artículo. Te recomiendo que le eches un vistazo, seguro que saber primeros auxilios para perros podría permitirte salvarle la vida en algún momento. También conocerás cómo prevenir los accidentes más comunes, como la intoxicación.

Si te ha servido este artículo, no dejes de visitar nuestro blog, donde tendrás todas las novedades sobre educación, psicología canina y salud

¡Te sorprenderá lo que puedes llegar a aprender!



¡Si te ha gustado este u otros artículos no olvides compartirlos en tus redes sociales!

Si quieres recibir notificaciones en el móvil cada vez que publique algo de tu interés, puedes seguir los recientemente creados canales de Telegram sobre perros o gatos, según tus intereses.

Y si te gustan los perros o los gatos y los libros, estás de enhorabuena porque dentro de poco empezaré a publicar mis propios libros. Consigue el tuyo GRATIS clicando aquí. Te avisaré cuando salga y recibirás una copia digital, sin coste (por un tiempo limitado).

¡Gracias por tu atención!

Nicolás Gutiérrez

Etólogo investigador y psicólogo, dedicado a la divulgación

Etiquetas

Nick Gutiérrez

Graduado en psicología y en etología. He sido educador canino y responsable de una residencia canina. Ahora me dedico a la divulgación y a hacer consultas online sobre etología canina y felina.

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.